SI NO SUELTAS, NO VUELAS, NI RECIBES

PENSAMIENTOS ENEMIGOS

¿Te ha pasado que te sientes triste y no sabes por que? ¿No sabes en que momento perdiste la confianza en la vida? ¿Andas durante el da en modo automático?

A veces alimentamos pensamientos que no nos ayudan a crecer. Pensamientos adictivos sobre personas o cosas que se convierten en creencias.

Tienes un pensamiento así en esta etapa de tu vida? Piensa en esto: “Si no sueltas no vuelas, ni recibes”.

Vuela, recibe!

VOLAR es evolucionar, despegar tras tus sueños, ideales, metas, perseguir tu misión en la vida, encontrar a la persona ideal, trabajar fuera del país, ser padre o madre, emprender…. Volar es a lo que tú le llames futuro. Si no vuelas (iniciando por tus pensamientos), estarás anclado y ciego ante las oportunidades que el mundo te ofrece, y precisamente esta vida, que dura tan poco, se te pasará rápido sin haber vivido lo suficiente.

Si no sueltas, NO RECIBES. Dale la bienvenida al cambio, suelta lo viejo y recibe lo nuevo: gente nueva, pasatiempos nuevos, hábitos nuevos. Suelta tu experiencia: compártela, ayuda a alguien sin esperar nada a cambio. Suelta tu culpabilidad, tus miedos: nadie es perfecto, los errores son muy probables, así que vive sin temor a equivocarte, siempre y cuando hagas lo que tu corazón considere correcto.

 

Quiero ayudarte a soltar 3 cosas que no nos hacen bien, en este primer articulo  serán los pensamientos enemigos, los que te anclan y no te dejan avanzar, te dejan estancado con la idea que ya no hay nada mas que hacer, que ya es tarde o que el tiempo ya pasó.

 

Durante el día, con la persona que más conversamos es con nosotros mismos. En nuestra cabeza, tenemos conversaciones desde que nos levantamos, con preguntas como: –“¿Que ropa me pongo hoy?”, hasta en el trabajo cuando nos designan una función con algún grado de dificultad: – “!No sé como hacer esto, me van a despedir!”, pero hay que tener cuidado cuando nuestras conversaciones no son constructivas para nuestra vida, como por ejemplo llegar a casa al final de día  y decir – “Otro día más y no he hecho nada de mi vida”

Es curioso como nos saboteamos diariamente sin darnos cuenta, y al pasar el tiempo nos sentimos tristes o frustrados sin saber por qué.

No recibimos de la vida lo que deseamos, por que sin querer, no deseamos lo que queremos.

 

Por esto, deseo traigas a tu consciencia, cómo te diriges a ti y que empieces a hablar de ti como hablarías de alguien a quien amas y admiras Date cuenta que como tú te hablas a ti mismo, puede afectar tu percepción de ti.

 Te doy una excelente noticia: “No es lo que eres lo que te detiene, si no lo que piensas que eres.”

En tu lenguaje diario suelta o desecha frases como: “No sirvo para esto”, “Hubiera sido diferente”, “¿Por que me pasa esto a mi?”, “No puedo vivir sin ti”, “Que tont@ soy”

 

Trata de ser consciente en el estado de ánimo en el que te ubicas, puedes iniciar el día de buen humor, escuchando música, desayunando algo que te guste, y pensando en positivo. Claro que pasarán situaciones que no siempre ayudarán a que te encuentres de buen humor, pero afróntalas de la mejor manera y aprende a hablarte transmitiéndote amor propio, verás que al mantenerte en un estado de ánimo adecuado, mejorará tu día y tus actividades.

Incluye en tus conversaciones: –“Que hermoso día hace hoy”, -“Yo puedo hacer esto, aunque ahorita no he aprendido… aprenderé”, -“Soy muy afortunad@, por que tengo familia, amigos, trabajo”, etc. ¡Háblate de las cosas buenas y verás como cambia tu día!

 

Cuéntame si esta reflexión te ha gustado y si hay un tema que te interese en particular y seguimos conversando. ¡Pasa un excelente día!

 

 

 

 

Sobremolaysola

Mujer luchadora, emprendedora, Abogada, Life Coach, con expenriencia en ventas y mercadeo. Motivada a ayudar a personas para lograr su transformación elevando sus estándares y enseñandoles a cuestionar lo convencional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *